¿Qué es la victimización secundaria? ¿Voy a experimentarla?

Esta entrada ha sido elaborada por: Sandra González Vicente, Carolina Cespedosa, Cecilia Gregori, María Moreno Perea

Cuando una persona se somete a un proceso judicial corre el riesgo de padecer una victimización secundaria. ¿Qué es la victimización secundaria? Se entiende por victimización secundaria todas las consecuencias psicológicas, sociales, jurídicas y económicas negativas que la persona inmersa en un proceso judicial experimenta. Estas consecuencias negativas chocan muchas veces con las expectativas que la víctima tenía del proceso judicial, provocando que la persona deje de confiar en la justicia. Las personas que padecen victimización secundaria se sienten indefensas ante el hecho delictivo, incomprendidas y desoladas.

Si crees que puedes padecer victimización secundaria lo mejor es que sigas leyendo.

Primero tienes que conocer una serie de errores que comete el sistema de justicia. La victimización secundaria se puede producir en distintos momentos:

  • Cuando te arrestan (dudando de tu inocencia), de cara a tu testimonio en presencia de distintos profesionales del sistema (atención primaria, policía etc.) o durante el juicio (porque te hacen repetir el hecho traumático que has vivido varias veces).
  • Cuando hay ausencia de conocimientos por parte de profesionales sobre los derechos y garantías con los que puedes contar.
  • Si se dan excesivos tecnicismos jurídicos y no los comprendes.
  • Cuando la excesiva lentitud del proceso judicial dificulta la adaptación y recuperación de tu salud mental, exigiéndote que recuerdes en diversas ocasiones el hecho incluso habiendo pasado mucho tiempo.
  • Durante el juicio oral ya que puedes sentir mucho malestar al tener que volver a narrar el delito y al ser puesto en duda tu testimonio por parte de la defensa o el fiscal a través de preguntas muy concretas.
  • Si el profesional que te entrevista se centra en la búsqueda de una verdad y no tiene en cuenta el dolor y la dificultad que puedes sentir al narrar el hecho.
  • Cuando el juez sentencia con una pena que él considere acorde a la ley sin tener en cuenta tu opinión.
  • Si después de la sentencia hay una falta de información sobre la evolución del agresor en el centro penitenciario, lo que puede hacer que te encuentres en un estado de incertidumbre durante mucho tiempo.

Es importante que conozcas cómo deben actuar los profesionales involucrados en el proceso judicial para reducir la victimización secundaria. Los profesionales deben:

  1. Facilitarte información sobre todo el procedimiento judicial en cualquier momento.
  2. Deben adecuar el lugar de la entrevista a tus condiciones y necesidades.
  3. La espera al juicio y las evaluaciones de tu caso deben ser adecuadas.
  4. Diseñar apropiadamente la entrevista que te realicen, al igual que a los testigos del hecho.
  5. Deben tener en cuenta tus necesidades y sentimientos durante el proceso judicial.

Algunos datos interesantes que también debes de conocer son:

  • Las víctimas que son percibidas como inocentes suelen recibir mayores ayudas que las que son juzgadas como no inocentes. Por ejemplo, imagínate una persona que sufre una violación en la cárcel, la imagen que se tiene sobre esta persona “previamente culpable” puede despertar ciertos prejuicios y acabar provocando que no sea valorada como otra persona que sufre la misma situación sin estar en prisión.
  • Las personas pueden utilizar como una forma de justificar el delito la expresión de: “cada uno tiene lo que se merece” o “algo habrá hecho”. Esto se denomina “sesgo del mundo justo” (a los que hacen cosas buenas les pasan cosas buenas y a los que hacen cosas malas les pasan cosas malas).

Vamos a enseñarte una serie de factores que hacen que se produzcan efectos psicológicos, sociales y económicos negativos tras la victimización secundaria. Estos factores son:

  1. El delito que has sufrido en sí mismo. Sufrir un delito es una situación estresante para cualquier persona.
  2. Cómo te comportaste mientras eras víctima del delito. Por ejemplo, hay personas que tienden a experimentar efectos psicológicos negativos al sentirse culpables porque consideran que pudieron evitar el delito y no lo evitaron. No obstante, no somos responsables ni podemos tener control sobre todo lo que nos ocurre.
  3. Tu relación previa con el agresor. Las víctimas de un delito perpetrado por una persona cercana a ellas tienden a experimentar con mayor facilidad efectos psicológicos negativos, debido a cómo se ha quebrantado la relación de confianza.
  4. Tu relación con el agresor durante el proceso judicial. Hay víctimas que sienten miedo e inseguridad porque piensan que pueden sufrir amenazas por parte del agresor con el fin de forzarla a que retire la demanda, aprovecharse de la situación para humillarla o responsabilizarla del delito.
  5. Duración del hecho delictivo. El delito puede ser algo eventual o puede ser algo perpetrado constantemente por el agresor.
  6. El proceso penal. En ocasiones el proceso penal no ocurre como una víctima desearía (no hay tiempo para explicarse, no se escuchan sus necesidades, etc).
  7. Perturbaciones del proceso judicial en tu vida cotidiana. Muchas veces las víctimas tienen que pedir permisos en sus trabajos para asistir a las diligencias judiciales, lo que en algunos casos ocasiona la pérdida de empleo o que en este se conozca lo que pasó.

Si eres víctima tienes la posibilidad de solicitar una serie de medidas que puedan garantizar tu seguridad y protección:

  • La mediación es un proceso a través del cual se te ofrece la posibilidad de llegar a un acuerdo con el agresor sin obligarte a que tengas que pasar por la dura situación de un juicio y todos los efectos negativos que este puede traer en cuanto a la revictimización vistos anteriormente. En este proceso, al ser tú la que pone las condiciones para la reparación del daño, te aseguras de que tus necesidades se vean cubiertas. Por otra parte, la mediación cubre una serie de necesidades emocionales que el proceso judicial no abarca. Puedes encontrarte cara a cara con tu agresor y decirle todo aquello que deseas, así como preguntarle aquellas cosas a las que solo él puede responder. Es una manera de que puedas cerrar por completo el hecho sufrido, resolviendo todos tus interrogantes y sintiéndote así, liberada. Hay que decir que para que se lleve a cabo este proceso tanto tú como el agresor tenéis que estar dispuestos. Por su parte el agresor, debe reconocer los hechos y estar arrepentido.

Si la desjudicialización del hecho no fuera posible, hay una serie de mecanismos que puedes solicitar a la hora de declarar en el juicio, como, por ejemplo:

  • Puedes hacer un testimonio por videoconferencia (ocultando el rostro o con distorsionador de voz).
  • Puedes ser custodiado por la policía para garantizar tu protección.
  • Puedes ocultar tu identidad.
  • Puedes testificar en una sede distinta a la que se encuentra el agresor para evitar encuentros fortuitos.
  • Puedes solicitar una prueba preconstituida (te toman declaración en el momento inicial de los hechos y ese testimonio se graba, de manera que en el momento de enjuiciamiento, la grabación de dicha prueba se emplea como prueba incriminatoria sin necesidad de que tengas que ir a dar declaración al juicio). Algunas circunstancias que pueden justificar la utilización de la prueba preconstituida son: cuando tu asistencia al juicio se pudiera ver dificultada por tu estado de salud, avanzada edad, localización geográfica, etc. También es aplicable en el caso de que fueses considerada una víctima especialmente vulnerable como son los menores o las personas con discapacidad, con relación a delitos de naturaleza sexual.

Esperamos que esta entrada te haya servido para conocer más de cerca el fenómeno de la victimización secundaria y estés más preparado para afrontarla en el caso de que comiences un proceso judicial. Ojalá en el futuro los procesos judiciales sean aún más humanizados y lleven a cabo medidas para evitar los efectos psicológicos derivados del paso por sede judicial.

Referencias consultadas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s